Francis Millet

Francis Millet

viernes, 13 de noviembre de 2009

Nostalgia




Aún quedan en su memoria aquellas tardes de verano:
el terral que ondulaba perezoso la luz en el jardín
y hacia crujir la crinolina almidonada.
Los sueños que iba dejando caer
entregada a un mar que quitaba la sed a sus raíces
y ese enevitable desgaste de voz
de un gramófono cansado de girar ante la mirada en sepia de las fotos.

4 comentarios:

Madame Minuet dijo...

Madame, que hermosa recreacion de la belle epoque en esas lineas, con tantas cosas que le son propias. Entre la crinolina y el gramofono nos ha trasladado a una de mis epocas favoritas, que tan asociada tengo tambien a París.

Buenas noches, madame

Bisous

Loli Martinez dijo...

Cuanta belleza y delicadeza en los pensamientos .
Un fuerte beso .

ernesto51 dijo...

Preciosa y sugerente ilustración, acompañada de un acertado y exquisito texto. Me guasttó la entrada Pilar.

Saludos

Malvís dijo...

Porque Nostalgia, no es pensamiento de vivencias derruidas; ni la flor efímera del presente momento desierto, sino la voz viva de un corazón que padece hambre de sentimientos y que, en su persecución íntima, encontrará ese reino que nadie podrá arrebatárselo.

Saludos, paisana.