Francis Millet

Francis Millet

miércoles, 30 de diciembre de 2009

El año que siempre llega



Vuelve entre delirios de relojes y arrepentimientos. Tan atractivo como todo lo nuevo, sus promesas de una distinta fortuna me retienen con palabras de felicidad y éxito; todo un brindis que me seduce. Sensaciones que me acercan al pálpito de las mejores cosas que yo busco con empeño. Aunque no tengo prisas, es él quien me impone su presencia en noches compartidas con imágenes de cambios y diáfanos amaneceres, pasión in crescendo hasta un futuro que tendrá una conjugación perfecta, un carpe diem tan deseado siempre, una constante hacia lo eterno, que me olvido de estos días blancos en los que necesariamente tengo que dejar huellas. Tránsito que se insinúa con la impronta de los meses y la evidencia tenaz de lo distinto. Cuando se acabe su estímulo me arroparé en trémulos reproches, y él volverá de nuevo a robarme el espacio con la esencia de un declive armónico y sincronizado. Su tiempo se hará entonces pretérito.

5 comentarios:

Loli Martinez dijo...

Mágicas ,intensas ,sentidas ,soñadoras,nostálgicas y bellas tus palabras.
Mis mejores deseos para este nuevo año .¡¡ Soñaremos !!.
Felices fiestas y feliz año nuevo.
Un sensible beso querida amiga .

Madame Minuet dijo...

Madame, precioso texto para despedir el año! Digamosle adios y dejemos que la belleza de sus palabras salude al que esta a punto de llegar.

Muy feliz año nuevo!

Bisous

Rosa Cáceres dijo...

Lo nuevo, que subyuga e ilusiona. El carpe diem, como filosofía vital, el día a día, como camino ineludible...la vida.
Feliz año nuevo, disfrútalo sorbo a sorbo y transita por él con venturosos pasos.

Montarto dijo...

Y, el tiempo se convierte en oro cuando se vive con aproximación a la verdad. Esa vieja piedra filosofal que algunos, y no todos, buscan.

RosaMaría dijo...

Maravillosas palabras de despedida y encuentro. Si que será un misterio el devenir... Un beso lleno de energía positiva para recorrer el 10.