Francis Millet

Francis Millet

viernes, 14 de mayo de 2010

Rompiendo lazos


Caspar David Friedrich


En espacios transitados por sombras y lamentos
se repliega la luz y pierde azules,
amordazado el aire de violáceas sorpresas.
Nada más que hacer,
no hay nada más que haga proscritos los presagios,
que crecen aliados con el incontenible tiempo.
Todo es incomprensión, todo descansa en lo opaco,
sólo el constante tañer de cristalizadas lágrimas
anuncian la llegada de un próximo exterminio
.

3 comentarios:

Madame Minuet dijo...

Inquietante final, madame.
Es ese final lo que el hombre contempla desde lo alto de su roca?
Que solitario y fragil se ve, a merced de ese oleaje que en cualquier momento puede derribarlo de su pedestal.

Feliz viernes, madame

Bisous

Malvís dijo...

Pero tocaste las aguas, su quietud
y engendraste la vibración.
Creciste en círculos, descendiste a los limos,
penetraste en la noche y en su viscosidad,
y creció lo múltiple,
la raíz del engendramiento.

Por eso, tu eres aunque no inmortal.

ernesto51 dijo...

Pero la figura permanece erguida, observando, reflexionando, tal vez sacando conclusiones que le permitan que la vida continúe.

Un abrazo.