Francis Millet

Francis Millet

martes, 24 de mayo de 2011

Del Neoclasicismo al Biedermeier



(Museo De Fundatie, Zwolle (Los Países Bajos)

Paseando por las calles de Zwolle en este mes gris de febrero, puedo apreciar que la ciudad es un punto de luz en la provincia holandesa de Overijssel. Sus calles, iglesias y edificios, fachadas y restos de la antigua muralla, dan fe de un rico pasado, y tiendas, cafés, restaurantes, hoteles y museos hacen que una visita a este lugar sea verdaderamente interesante. Su historia empieza a conocerse a partir de 1324, cuando un gran fuego destruyó casi por completo la ciudad. Todo lo anterior escrito sobre ella quedó destruido. Por los descubrimientos arqueológicos se sabe de sus orígenes, un asentamiento alrededor del siglo nueve. Después la historia escribe en sus capítulos la Edad Media, la Guerra de los ochenta años, la república, la invasión francesa y así hasta estos días.

Hoy lo que me ha traído hasta aquí es la visita a uno de sus museos, De Fundatie, un edificio de estilo neoclásico que sirvió en su tiempo como Palacio de la Justicia. Hasta el 8 de mayo se expone en varias de las salas una de las colecciones privadas más importantes del mundo. Durante los últimos cuatro siglos la familia real de Liechtenstein ha reunido una extensa y bellísima colección en la que el Neoclasicismo y el Biedermeier ocupan el lugar prominente. Después de pasar por Moscú y Praga llega a Holanda por primera vez. Una única oportunidad a los que se acerquen hasta aquí para conocer todas las obras de que consta.

De sublime, romántico y refinado calificaría lo expuesto. Sé que no todo el público siente la misma admiración por este género artístico. Para algunos, Biedermeier está asociado con lo amanerado, lo pasado de moda e incluso cursi. Sin embargo, para mí tiene algo vulnerable pero armónico, cálido, hasta poético podríamos decir. Las obras han sido colocadas con el mayor cuidado en las salas del museo. Son unos 150 cuadros, esculturas, muebles y cerámica, jarrones y vajillas que vieron la luz en un tiempo de importancia política, las guerras napoleónicas, la batalla de Waterloo y las revoluciones del siglo XIX, con un período de relativa calma donde se consolidó el paso del Neoclasicismo al Biedermeier.

Escenas domésticas, familiares, de caza, de exultantes jardines de recreo, de señoriales residencias, todas tienen su sitio en las pinturas que cuelgan en la exposición. El Neoclasicismo en el esbozo de una pequeña escultura de barro de la madre de Napoleón, Madame Mère -del escultor italiano Antonio Canova- y que podemos admirar en una de las salas, da paso a lo cálido e íntimo del Biedermeier. Pintores como Friedrich Gauermann, Ferdinand Georg Waldmüller, Thomas Ender, Heinrich Friedrich Füger, entre otros, nos trasladan a un ambiente romántico en el espacio idealizado de sus telas.

Hay tres obras en la colección que han pasado a ocupar un lugar destacado en mis preferencias. El primero es el óleo de la esposa del regente Alois I, Karolina, pintado por Elisabeth Vigée-Lebrun. La princesa está representada en el aire como la diosa Iris con un chal amarillo flotando a sus espaldas y los pies descalzos. Este detalle fue motivo de escándalo entre muchos miembros de su corte; para dar la idea de que había sido una pérdida involuntaria se colocaron unos zapatos de baile debajo del cuadro. Los otros dos corresponden al pintor austriaco Friedrich von Amerling. Un retrato del pequeño príncipe Johann II de Liechtenstein, a caballo; el lujo desmesurado del marco no le quita alegría al niño, que expresa en su actitud todo el placer que tiene montando. Por último un precioso óleo de la princesa Marie Franciska, de dos años de edad y hermana de Johann, dormida y con sonrosadas mejillas, y abrazada a su muñeco. Hay ternura en este cuadro, uno de los más pequeños de la colección y también uno de los más bonitos. Friedrich von Amerling tenía una maravillosa técnica y un buen ojo para los detalles. Con esta obra da muestra de su maestría artística.

El estilo Biedermeier se extiende a todas las corrientes artísticas, también muebles, orfebrería, arquitectura y literatura. Tuvo sus origenes en Alemania y Austria y floreció en el periodo entre 1815 y 1840. Este género se convirtió en el favorito de una sociedad selecta, destacando por realzar los valores familiares en escenas burguesas, y tenía como temas preferentes retratos entrañables de niños, paisajes y naturaleza muerta. Resalta lo bello y el atractivo de sus formas naturales. Característico de este estilo es el naturalismo; todo se parece a la realidad, en la decoración de interiores, muebles con formas ligeramente curvadas, brillantes y lisos, flores en ramos pequeños y compactos, cortinas floreadas. Los vestidos femeninos con ajustados talles, faldas amplias y largas que dejaban el pie libre, medias blancas. Para los caballeros el pantalón largo, frac, chaleco, corbata y sombrero de copa alta.

La colección que presenta el museo, fue comenzada por Franz Josef I (1726-1781) y creció de forma notable durante la regencia de su hijo, que fue ampliándola con piezas de arte contemporáneo, hasta convertirla en una de las mejores de Europa. El conocimiento del arte y el buen gusto en la elección de las obras lo ha hecho posible.

No quiero dejar el museo sin pasar a ver una pintura que desde hace poco tiempo se sabe con seguridad que es una obra de Vincent van Gogh. Fue comprada en 1975 por el fundador del museo y llevaba quince años sin ver la luz. Esta tela, de 55x36 centímetros, Le Blute-fin, está realizada en el otoño de 1886 en París y representa un molino en la parte más alta de Montmartre. Van Gogh ya se había distanciado del oscuro en sus obras, que anteriormente había pintado en Holanda. Esta tela tiene un cierto aire impresionista con trazos sencillos y rápidos y están representadas muchas más figuras -en un ambiente relajado de un bonito día de otoño- de las que Vincent solía pintar en sus cuadros.


La colección estuvo expuesta hasta el 8 de mayo próximo en el museo De Fundatie, en Zwolle (Los Países Bajos), el molino de Van Gogh estará hasta el 4 de julio.

Publicado en Alenarte

5 comentarios:

Narci dijo...

Gracias por tan bonito paseo por el arte y la historia.
Besos

fgiucich dijo...

Nuevamente, muchas gracias por mostrarnos tanta belleza. Abrazos.

Syr dijo...

El pueblo al poder¡. Hasta un estilo de muebles acogió el nombre de este pintor bávaro que con humor socarrón se burla de las costumbres burguesas en sus pequeños cuadros.

Es bueno traerlo para extraer conclusiones.

Saludos

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

Hoy he aprendido cosas que nos sabía. Gracias. Un saludo cordial.

ANTONIO CAMPILLO dijo...

Las cuatro pinturas que has seleccionado, Pilar, deben ser un referente para una exposición tan compleja de reunir como interesante.

Tu conocimiento del arte es enriquecedor. Leyéndote creo que debería haberla visitado ya que me encontraba en la península al norte de Holanda.

Excelente exposición histórica y artística.