Francis Millet

Francis Millet

martes, 4 de noviembre de 2008

La partida de ajedrez

Pieter van Huys
******
Estás ahí, y es como si no existieras…
duelista enfervecido de silenciosas batallas.
Precursor de victorias, sólo un apagado rumor,
y el tic-tac de un reloj siempre mudo,
rompen la pasión silente del momento:
derribadas las barreras, sucumbe el rey ante el ataque,
y en tus manos, entregada, tienes la dama de marfil.

4 comentarios:

BARUK dijo...

Me encanta el ajedrez, me fascina, y que bien reluce con tus palabras. Felicidades por los blogs.

miriadas dijo...

Muy bella recreación de una partida de ajedrez, me haces recordar el cuento de Patrick Suskind. Un abrazo

Jesús Elizarraraz Hernández. dijo...

Me encanta la pintura "La Partida de Ajedrez", la cual es mencionada en la novela de Reverté "La Tabla de Flandes", aunque con ciertas modificaciones, en la novela, claro está. Por ejemplo, Reverté habla de un espejo, el cual no aparece en la pintura. Solo que la partida en la pintura realmente esté invertida. La voy a analizar.

GRAF dijo...

En realidad, Jesús, a Arturo Pérez-Reverte le gusta tanto la pintura que no sólo la menciona en «La tabla de Flandes», sino que también lo hace en «La piel del tambor» (una novela también fascinante).

Es una buena cita la que colocas debajo del cuadro, yo tengo otra cita que podría hacerle compañía:

«Dios mueve al jugador, y éste la pieza.
¿Qué Dios detrás de Dios la trama empieza?»
J. L. BORGES