Francis Millet

Francis Millet

viernes, 19 de noviembre de 2010

La mañana


Monet, Amanecer



Perezas inconfesables
se enfrentan al reto de la luz
en el tumulto repetible de las horas
con la soberbia e intensidad
que le inspira la incógnita del tiempo


7 comentarios:

ernesto51 dijo...

Deliciosos versos para un precioso amanecer. Un todo encantador.

Besos.

Syr dijo...

Tú sabes bien, Pilar, que el cuadro elegido para ilustrar ese retazo de la impresión anímica de tu precioso poemita, dió vida y nombre a todo un movimiento pictórico: Impresión, sol naciente (1872). La luminosidad de Argenteuil, propició que la sensación de la superficie del agua pudiera conseguirla por medio de los llenos y los vacíos con una estructura sin horizonte.

El amanecer de cada día, es el precioso regalo que nos anuncia que hoy es siempre.

saludos

Pilar Moreno Wallace dijo...

Gracias Ernesto y Syr, por vuestras lecturas y comentarios.
(Así es, Syr, y precisamente es esa luminosidad lo que me atrajo más de sus pinturas.)

Concha Huerta dijo...

Que hermosa imagen y que hermosas palabras. Gracias por compartirlas

Princesa Nadie dijo...

Encontrarme contigo y pasearme por tus blogs ha sido un verdadero placer...tendré que volver con más tiempo,hay mucho que ver aquí dentro

fgiucich dijo...

Ese tiempo que se vuelve tirano. Abrazos.

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

He leído tu comentario. Muchas gracias por tus palabras en mi blog. Éste tuyo, comentando los cuadros que expones, es muy interesante. Vendré por aquí conforme vayas escribiendo y mostrando nuevos cuadros.Un saludo desde España.