Francis Millet

Francis Millet

domingo, 12 de enero de 2014

Trampantojo, o el arte de ver lo que no es

 
 


 
 
 


http://alenarterevista.net/ 


Los artistas holandeses fueron los primeros en sentirse deslumbrados por la belleza de los cielos y dejar constancia con sus pinceles. En sus pinturas los cielos juegan un papel tan importante como la tierra y el agua, situando en segundo lugar al hombre y a la arquitectura. La luz y el agua son dos elementos primordiales en la composición de los paisajes del Siglo de Oro holandés, como ya nos descubrieron pintores como Van Goyen, Ruisdael y Vermeer. El escritor francés Edmond de Goncourt nombra a Holanda en su diario un país anclado, donde la luz brilla como si fuera filtrada a través de una botella de cristal llena de agua salada. Por el contrario, el filósofo Hypolite Taine escribía que el horizonte holandés tiene poco que ofrecer. Los perfiles son suaves, adormecidos y borrosos por la presencia continua de la neblina que siempre cuelga en el aire. Lo que domina son los detalles. Así, una vaca pastando es un detalle en medio de otros detalles. Hay que observar los matices y valorar los contrastes. Quizás sea esta diferencia en opiniones lo que hizo surgir el mito de la luz en la pintura holandesa.

 

Sin embargo, me preguntaba esta mañana cuando me dirigía en tren a Den Bosch, en la provincia de Brabante del Norte, si todo lo que muestra la luz te hace ver o sentir la verdad de lo que está ante tus ojos. A través de la ventana del vagón se presentaba un paisaje brillante, iluminado por un cielo azul, limpio de nubes. Los campos ordenados, moteados de granjas, caballos y alguna que otra vaca, el brillo del agua en los canales y acequias de riego en los que nadaban placenteramente diferentes aves, acentuaban el carácter veraniego a toda la composición. Nada más lejos de la realidad. Estábamos a finales de noviembre y ya el invierno se imponía con temperaturas escasas y un viento que hacía llorar. Guantes, bufandas y gorros eran imprescindibles. Estaba claro que había caído en la trampa que me tendía el paisaje, haciéndome ver lo que no era.

 

En el arte esto se conoce con el nombre de trampantojo, del francés trompe-l'oeil, una ilusión óptica que los artistas crean con especiales técnicas, perspectiva, luz y sombra, para confundir la vista y hacer que lo que vemos con los ojos lo interprete el cerebro de manera diferente. Una manera de jugar con el expectador. Maurits Cornelis Escher es uno de los más conocidos artistas en este género, que con inteligente estilo y precisión geométrica nos asombra con sus imaginadas, e imposibles, construcciones. Artistas holandeses del Siglo de Oro como Cornelis Jacob Biltius, Johannes Leemans y Cornelis Gijsbrechts, al igual que algunos de sus colegas más modernos, son verdaderos maestros en el placer de engañar y provocarnos un agradable desconcierto, como podemos experimentar en la exposición que se puede visitar hasta el 26 de enero del próximo año, en el Noordbrabant Museo, en Den Bosch. Cada uno de los objetos y cuadros que se exponen tienen algo extraño que te hacen mirarlo repetidamente. Una de las pinturas es un óleo de grandes dimensiones, de Cornelis Biltius, probablemente hecho por encargo para ser colgado en algún pabellón de caza. Los animales recién cazados parecen colgar muertos de una manera tan real que te produce un cierto desasosiego.

 

La colección del museo ocupa las dos plantas del edificio, que fue residencia del antiguo Gobierno Militar. Tiene una colección que abarca el arte, la cultura y la historia de la provincia de Brabante del Norte, pero es su programa de grandes y pequeñas exposiciones lo que le da popularidad. Una de ellas es la dedicada a Lita Cabellut, artista catalana residente en los Países Bajos. Trilogía de la duda, cinco inmensos trípticos sobre el poder, la injusticia y la ignorancia y una serie de retratos, titulados Mujeres fuertes, Coco Chanel, Frida Kahlo, Anne Frank, Madame Curie, Madre Teresa y Billie Holiday. Mujeres que ponen imágen a la compasión, la valentía y el sacrificio. Esta monumental obra puede también hacernos caer en la trampa. Observando su técnica, la expresividad y tamaño de las figuras, la atención puesta en los trajes, los fuertes trazos, la intensidad del color y el brillo de lacas y barnices, sentimos el impulso de olvidar el lado frágil y oscuro de la vida. Y desde luego no es esto la intención de la artista.






 

8 comentarios:

Marcos dijo...

Pilar me habría gustado mucho ver mas cuadros del "trampantojo", adornando tu magnifica entrada.Bss

Marcos dijo...

Muy buenas y sugerentes. Gracias.

Malvís dijo...

Simple cuestión de percepción, querida paisana. Porque el Arte (con mayúsculas) es eso: cuestión de percepción.
Te recordaré algo:
Érase una vez seis hombres sabios que vivían en una pequeña aldea.
Los seis sabios eran ciegos. Un día alguien llevó un elefante a la aldea. Los seis sabios buscaban la manera de saber cómo era un elefante, ya que no lo podían ver.
"Ya lo sé", dijo uno de ellos. "¡Palpémoslo!". "Buena idea", dijeron los demás. "Ahora sabremos como es un elefante". Así, los seis sabios fueron a "ver" al elefante. El primero palpó una de las grandes orejas del elefante. La tocaba lentamente hacia adelante y hacia atrás. "El elefante es como un gran abanico", gritó el primer hombre. El segundo tanteó las patas del elefante. "Es como un árbol", exclamó. "Ambos estáis equivocados", dijo el tercer hombre. "El elefante es como una soga". Éste le había examinado la cola.
Justamente entonces el cuarto hombre que examinaba los finos colmillos, habló: "El elefante es como una lanza".
"No, no", gritó el quinto hombre. "Él es como un alto muro", había estado palpando el costado del elefante. El sexto hombre tenía cogida la trompa del elefante. "Estáis todos equivocados", dijo. "El elefante es como una serpiente".
"No, no, como una soga".
"Serpiente".
"Un muro".
"Estáis equivocados".
"Estoy en lo cierto".
Los seis hombres se ensalzaron en una interminable discusión durante horas sin ponerse de acuerdo sobre cómo era el elefante.

Un saludo con todo afecto

La Gata Coqueta dijo...



Compartir la vida nos hace más felices,
compartir la alegría incrementa nuestra felicidad,
compartir nuestras lagrimas libera nuestros sentimientos de un gran peso,
compartir nuestros sueños nos brinda más posibilidades de alcanzarlos,
compartir con los demás nos abre un mundo de posibilidades incalculables...
Como incalculables son los aventajados latidos de las emociones,
que diligentes parten a reunirse con las vivencias y rimas que tu intelecto
ha expuesto para ennoblecer el espíritu de quienes las estamos leyendo.

¡Te deseo que disfrutes del comienzo de una maravillosa semana!

Un abrazo besando las brisas
Y un beso abrazando las sonrisas.

Atte.
María Del Carmen







La Gata Coqueta dijo...



Debajo del mismo cielo y el mismo sol
transitan cada día nuestros sentimientos,
por un puente construido con amor y ternura
que nos une de corazón a corazón…
Un hermoso puente llamado amistad.

Gracias por acompañarme siempre
con la magia y el silencio de las palabras.

Un abrazo y feliz fin de semana
con una sonrisa en las pupilas de la ilusión.

Atte.
María Del Carmen





ANTONIO CAMPILLO dijo...

Inspirado y espléndido artículo, Pilar. La técnica del trampantojo ha sido utilizada por grandes maestros de la pintura, arquitectura y escultura con unos resultados sorprendentes y emotivos. El engaño de la percepción ha supuesto, en muchas ocasiones, un refuerzo para la expresividad de lo representado. En Murcia existe una iglesia del XVII, San Juan de Dios, en la que maravillosas capillas, en torno a una extraña planta elíptica, se encuentran ricamente engalanadas con columnas inexistentes porque son trampantojos. Para apreciarlos bien debe estar el espectador a no más de dos metros. En caso contrario, la grandeza de escultor y arquitecto son impresionantes.
Como es habitual en ti, Pilar, una excelente documentación para un texto imaginado en la realidad de la luz de los Paises Bajos. Mi enhorabuena.

Un cariñoso abrazo, querida amiga Pilar.

La Gata Coqueta dijo...





Si en algún momento la melancolía
llama a nuestra ventana recordemos:
que siempre habrá un pájaro que nos cante,
un niño que nos sonría y una mariposa
que nos brinde su belleza…
…y el paisaje cambiará de color.

¡¡Feliz mes del amor y la amistad!!

En "Mis caricias del alma" he dejado unos presentes,
si te apetece verlos por si alguno te pudiera encajar,
lo dejo en tus manos. Gracias!!


Un abrazo
con el rocío del afecto.


Atte.
María del Carmen


La Gata Coqueta dijo...



Si quieres la luna, no te escondas de la noche.
Si quieres una rosa no huyas de las espinas.
Si quieres amor, no te escondas de ti mismo…

Un abrazo lleno de energía positiva,
para celebrar a tu lado
con alborozo el fin de semana.


Atte.
María Del Carmen