Francis Millet

Francis Millet

sábado, 1 de enero de 2011

A punto de nacer


A punto de nacer,
en las manos del hombre está tu dual destino:
fulgurante crisálida
entregada a los caprichos indómitos del aire,
divino iniciador, inaplacable aliento,
tu roce es dolor, purificación que impone
más allá de la propia muerte.
Eres luz hasta que te hacen fuego.

4 comentarios:

Madame Minuet dijo...

Madame, aqui estamos de regreso a fin.
Espero que esté teniendo un hermoso comienzo de año.

Bisous

Narci dijo...

Tus versos tienen la esencia de la luz y el poder de la llama, esclarecedora y cegadora la primera, destructiva y regeneradora al tiempo, la segunda.

Besos y feliz 2011.

fgiucich dijo...

La iniciación desde la belleza del poema. Abrazos.

Nómada planetario dijo...

Un poema que tiene el encanto de la luz que alaba.
Un abrazo tras hacer acopio de aceite virgen extra de Mondrón. Para todo el año.